Comprar obras de Jean Carlos Puerto

Jean Carlos Puerto. «Es un buen momento para observar el mundo desde otra perspectiva».

Conocí el trabajo de este pintor residente en Murcia prácticamente desde que el blog de Inéditad comenzó a dar sus primeros pasos (y hablamos aproximadamente de hace unos 7 años). Además de poderle entrevistar en alguna ocasión y hacerme eco de su trabajo en la distancia, tuvimos la oportunidad de conocernos en persona en una edición de Art Madrid. Si su obra ya me fascinaba, me di cuenta en aquel instante de que la persona que había detrás del artista estaba sin duda a la misma altura que su talento.

Era por tanto irremediable que en el momento en el que Inéditad Galería tomó forma le pidiese sin dudarlo que formara parte de mi proyecto. Y fue un regalo para mí que accediese a mi propuesta.

Si su estilo fuera un rasgo de personalidad éste sería la sensibilidad.  Soñador, apasionado, curioso e incansable. Para Jean Carlos Puerto Cascarano (Caracas, 1 de agosto de 1981) el Arte es la objetualización simbólica que permite a los seres humanos poder relacionarse. Es “el tercero” en la relación entre dos personas, es el que permite que podamos sentir, hablar, reducir nuestras tensiones entre otras muchas cosas. Es el mundo simbólico, y a veces onírico, dónde dos personas (o más) pueden encontrarse.

Hoy en el blog queremos que descubráis un poco más sobre sus gustos, sus intereses, sus inquietudes. ¿Cómo está adaptándose a este periodo de confinamiento? ¿Qué preocupaciones tiene de cara al futuro? Un placer para mí volver a entrevistarle convertido ya en un artista Inéditad. Gracias Jean Carlos Puerto.

Jean Carlos Puerto Artista Inéditad

– Jean, ¿qué estás aprendiendo a nivel personal e incluso profesional de estas semanas de confinamiento?

No sé si tanto a nivel personal, pero este confinamiento si me ha hecho reflexionar sobre el hecho de que el mundo se puede parar, que lo que un día es importante al día siguiente puede no serlo. Además, esto me ha hecho poder mirar hacia mi casa, a lo que me rodea, observar cómo el sol sigue brillando, los pájaros se escuchan con más brío y parece que el cielo es más azul. Y, sobre todo, que seguimos respirando. Creo que esto es un buen momento para observar el mundo desde otra perspectiva y plantearnos si es posible vivir de otra manera.

– ¿Qué acciones llevas a cabo para conseguir que estos días de encierro se te hagan menos duros?

Realmente mi rutina diaria no ha cambiado excesivamente. Exceptuando el hecho que cómo psicoterapeuta algunas terapias las estoy haciendo online, el resto es algo que no ha variado. La vida del artista se puede parecer al confinamiento, la soledad en la creación creo que es necesaria. Procuro no ver muchas noticias, no sobreinformarme, ni tampoco distraerme demasiado viendo películas o actividades que me lleven a ser un espectador «pasivo». Creo que es necesario aburrirse para poder crear, es necesario que nuestra mente se active.

Dicen que Shakespeare escribió parte de su obra durante una cuarentena, ¿qué hubiera pasado si él hubiera tenido Netflix, móviles, videojuegos? Quizá lo hubiera hecho igual, pero a veces las distracciones nos llevan al inmovilismo.

– Bajo tu perspectiva, ¿cómo deberíamos afrontar el colectivo artístico la difícil etapa a la que nos enfrentamos?

El colectivo del arte se ha sobrepuesto a todas las crisis de la historia, ahí sigue y ahí seguirá. El arte, al ser un lenguaje, va con el ser humano y por lo tanto creo que puede ser buena oportunidad para canalizar el momento en la creación, ya sea en el contenido o en el proceso.  Tenemos que aguantar el embite así como el bambú resiste al fuerte viento sin romperse.

comprar arte
«Espaldas I». Óleo sobre tabla. 2016

– Se habla mucho en estos momentos del término «reinventarse» como forma de adaptación ante lo que está por venir. ¿Crees que es necesario? ¿Has pensado en alguna estrategia determinada que te gustaría compartir?

No sé si la palabra seria reinventarse pero lo que si es cierto es que de alguna forma la sociedad actual no tiene que ver nada con la que había hace un siglo, lo que antes eran mandatos, familiares, sociales rígidos, que nos decían cómo debían ser las cosas (por ejemplo, un trabajo fijo para siempre, un matrimonio para siempre) ahora no es así. La sociedad ahora es más líquida, más cambiante y parte de la felicidad diaria pasa por saber adaptarse a los cambios y que nosotros también seamos más líquidos.

– ¿En qué crees que cambiará nuestra sociedad cuando pase todo esto?

Es pronto para saberlo ciertamente, pero creo que hay cosas que tienen que cambiar. El mundo va a una velocidad vertiginosa, no nos paramos a pensar a dónde vamos, el progreso se ha convertido en un tren desbocado que se está llevando todo lo que nos rodea, estamos pagando un precio muy caro. Creo que esto va a ser un germen de cambios positivos que vendrán en un futuro, aunque también te digo que como sistema social vamos a tender a volver a lo mismo, a la homeóstasis, lo que sucede es que esta vez pienso que ha sido tan fuerte esta crisis que creo que van a ser más las personas que quieran un cambio que las que no. Veremos.

– Dicen que no hay mal que por bien no venga. ¿Qué lectura positiva se puede extraer de esta crisis?

No estoy seguro de que podamos hacer todavía un balance de la situación actual, hay que esperar a que la superemos, que de hecho lo haremos. Pero las crisis son generadoras de oportunidades, es el fin de un equilibrio y por lo tanto habrá que coger un nuevo equilibrio, pero para que esto pase la crisis es necesaria.

Lecturas positivas hay muchas, todo depende de dónde pongamos el foco. La humanidad nunca ha estado mejor preparada para afrontar un reto sanitario como este, la unidad que se produce globalmente ante un desafío común es motivador, habla bien de nosotros como especie. Esto no impide que seamos críticos para luchar contra las injusticias, pero debemos evitar quedarnos en la queja porque si no corremos el riesgo de convertirnos en víctimas o mártires. 

Entrevista a Jean Carlos Puerto

– Hablando de tus trabajos, ¿cuál es el mensaje (o mensajes) que principalmente pretendes lanzar a través de tu obra?

No hay solo un mensaje en mis obras, sino que son varios, dependiendo del espectador y de la obra. Me gusta contar historias, a veces con varios protagonistas en ellas, otras veces juego con la soledad del individuo. Trabajo siempre con lo humano y lo social.

Quien más quien menos tiene sus musas y sus referentes. ¿Cuáles serían los tuyos?

Referentes tengo varios, y puedo decir que cuanto más tiempo llevo en la pintura más referentes conozco. Sin duda el principal referente para mi es Antonio López, su realismo y su luz es algo que me asombró en cuanto lo conocí. Poco a poco he ido conociendo a otros como Sorolla, Edward Hopper, Andrew Wyeth, Alma Tadema, que me inspiran.

Sol de la Mañana de Edward Hopper
«Sol de la Mañana». Edward Hopper. 1952

Decía Oscar Wilde “En los almuerzos de banqueros se habla de Arte, en los de artistas, de dinero”. ¿Qué opinión te merece la situación de los artistas emergentes en nuestro país y qué crítica harías sobre el mercado del arte contemporáneo actual?

Pues que atravesamos una época complicada después de la crisis de 2009. El mercado parece que se ha empezado a recuperar, pero ahora me da la impresión que la gente tiene otras prioridades, por ejemplo, no dudamos en comprarnos un móvil de mil y pico euros pero nos pensamos dos veces comprar una obra de arte… No soy pesimista, pero me da que pensar que en las nuevas generaciones el arte no es una prioridad.

Ser artista emergente en España es complicado, no sé cómo será en otros lugares, pero cuando eres joven tienes que sumarle al hecho de que tienes que crear tu mundo interior desde el que partes en la pintura, otra realidad todavía más dura: poder sobrevivir económicamente. Sin duda no es nada fácil.

¿Qué obra de arte universal colgarías de la pared de tu casa y por qué?

¡¡Esto es muy complicado!! Hay tantas obras que me gustaría tener en casa… pero quizá elegiría una obra de Leonardo da Vinci ya que fue uno de los que revolucionó la pintura. Tener la magia de da Vinci en casa sería todo un lujo.

¿Qué opinión tienes sobre las redes sociales? ¿tienes alguna de cabecera?

Pues que son una herramienta más que el mundo de la tecnología nos brinda a los pintores y a las galerías para poder conectar con gente en todas partes del mundo. Son una ventana al exterior. Suelo usar instagram y Facebook principalmente. Ocasionalmente uso Twitter.

comprar cuadros para decorar
«Y las flechas llegarían». Óleo sobre tabla. 2016

Si tuvieras que escoger una canción de fondo mientras trabajas, ¿cuál sería?

Mientras pinto suelo escuchar música muy variada. Últimamente me gusta escuchar versiones indies de éxitos de antes, por ejemplo “I want to break free” de Russian Red, “Billie Jean” de  The Civil Wars o “Losing My Religion” de Dan Mangan.

¿Un museo que nadie se debería perder y por qué?

Pues verás, voy a decir un museo que no es tan conocido pero que es una joyita del sur de España, el Museo Ibáñez, en Olula del Río, Almería, donde podremos encontrar una colección del pintor Andrés García Ibáñez y otras obras figurativas realistas de artistas como Antonio López, Golucho, Goya, Sorolla. Una maravilla.

¿Y un libro que todo el mundo debería leer?

“Manifiesto del Nuevo Realismo” de Maurizio Ferraris. Un libro pequeñito de filosofía actual, pero que aborda las dificultades del mundo posmodernista en que vivimos.

¿La botella medio llena o medio vacía?

Según te interese el contenido o el continente jajaja. Una botella medio vacía puede ser la esperanza de que el líquido se acabe y poder utilizarla para otra cosa. Por lo que no importa que la botella está llena o vacía, todo depende de cómo te cuentes la historia de la botella.

Obras de Jean Carlos Puerto

¿Cuál sería tu consejo para aquellos artistas que empiezan?

Que hay que pintar mucho, ser auténtico y sincero con lo que uno hace. Aun así, no basta con esto, es importante conocerse a uno mismo, saber escucharse y tomar decisiones pensando que la comodidad no es el lugar donde mejor se crece.

¿Hasta dónde te gustaría llegar artísticamente hablando?

Los límites cuando uno sueña a veces son muy altos. Me encantaría poder llegar a estar en los principales museos del mundo, en las principales colecciones. Ser un pintor reconocido a nivel internacional.

¿El futuro es…? 

Siempre una oportunidad

Obras de Jean Carlos Puerto

Para que Jean Carlos Puerto colaborase con un artista tendría que sentirse muy cómodo con él o con ella y para que eso sucediese tendría que haber previamente una relación de amistad. Utilizando este criterio Juanjo Martínez Cánovas sería la persona indicada. Para él es un gran pintor y compañero de fatigas en este mundo de la pintura.

Texto: Inéditad

Fotografías: Jean Carlos Puerto

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.