Nacho Hernandez entrevista Ineditad Galería

Nacho Hernández Álvarez. «La situación de los artistas emergentes en nuestro país es muy precaria»

El arte contemporáneo vive momentos de incertidumbre. Con esta afirmación no nos estamos refiriendo a la falta de creatividad o del buen hacer de los artistas, sino a una situación que por estar supeditada a la mercantilización masiva o a un ‘todo vale’ como arte, se le suma además una crisis económica y social sin precedentes.

A pesar de que el arte actual afronta un tiempo complejo, los auténticos artistas siguen amando lo que hacen. Viven y sienten su vocación.

Nacho Hernández Álvarez (Valladolid, 1975) es un buen ejemplo de ello. Un creador nato que no deja indiferente a nadie. Sus pinturas al óleo son capaces de desnudar (y desfigurar) a un personaje tan polémico como Hitler. Sus obras defienden la libertad de expresión rechazando cualquier atisbo de censura, como son sus trabajos Yerma, o la imposibilidad de ser madre o El Abrazo.

Ahora somos nosotros quienes proponemos a este artista Inéditad que se desnude, emocional y profesionalmente. En esta entrevista buscamos conocer su lado más personal, saber más sobre su trayectoria y comprender cómo trabaja dos de sus principales obsesiones: el sexo y la religión.

Nacho Hernández Álvarez entrevistado por Ineditad
Nacho Hernández Álvarez en su taller de Barcelona. Foto: Lucas Amillano para Inéditad

Nacho, ¿qué aprendiste a nivel personal e incluso profesional de las semanas de confinamiento?

Capacidad de soñar como tabla de salvación a nuestros miedos. Revisitar los clásicos de los catálogos de mi biblioteca para reinventarme con ellos; contemporizándolos, reinterpretándolos.

¿Qué acciones llevaste a cabo para conseguir que los días de encierro se te hicieran menos duros?

Dibujar proyectos propios y abocetar pinturas clásicas para inspirarme en cuadros futuros ya que tengo más tiempo para estudiarlos con más detenimiento. Leer y ver buen cine. Aunque nací en León, desde los 3 años me eduqué en Valladolid, el amor al cine y la cinefilia me viene de la SEMINCI. El cine es también inspirador.

Entrevista Nacho Hernández Álvarez
Tríptico «Yerma o la imposibilidad de ser madre». Foto: Lucas Amillano para Inéditad

Bajo tu perspectiva, ¿cómo deberíamos afrontar el colectivo artístico la difícil etapa a la que nos enfrentamos?

Ante todo, más que nunca hacernos oír. La cultura hace libre a los hombres y hay que cuidarla más que nunca. Hacer más colectivas e incluso trabajar en proyectos comunes.

Se habla mucho en estos momentos del término ‘reinventarse’ como forma de adaptación ante lo que está por venir. ¿Crees que es necesario? ¿Has pensado en alguna estrategia determinada que te gustaría compartir?

La reinvención existe desde siempre. Para mí la mejor estrategia es establecer diálogos con todos aquellos artistas que más nos interesan, analizar mejor su obra, ya que tenemos más tiempo estos días y crear a partir de ello hasta conseguir un distanciamiento y ser nosotros. Trabajar sobre algo ya propio.

“la mejor estrategia es establecer diálogos con todos aquellos artistas que más nos interesan”

¿En qué crees que cambiará nuestra sociedad cuando pase todo esto?

Soy bastante fatalista en este aspecto. Creo que esto será una jauría humana. El ser humano olvida rápido, quizá se haga más egoísta.

Nacho Hernández Álvarez entrevista para Inéditad Galería
Nacho Hernández Álvarez. Foto: Lucas Amillano para Inéditad

Dicen que no hay mal que por bien no venga. ¿Qué lectura positiva se puede extraer de esta crisis?

Quizá aprender a conocernos más a nosotros mismos. Saber quiénes somos realmente y hacia dónde queremos ir, ya que estos días convivimos en nuestro propio ecosistema.

Nacho, ¿cuál es el mensaje (o mensajes) que principalmente pretendes lanzar a través de tu obra?

Las ideas o conceptos que me provocan cierta obsesión son el sexo y la religión. Me gustaría encontrar un vínculo entre ambos y generar imágenes clásicas confundiéndolas entre ellas. También me interesan todos aquellos aspectos relacionados con los “freaks”, la deformidad y la confusión de identidad. “PERSONA” de Ingmar Bergman es uno de mis referentes.

Quien más quien menos tiene sus musas y sus referentes. ¿Cuáles serían los tuyos?

Todo aquello que me genere amor y deseo es mi musa y por supuesto la figura de Cristo.

comprar cuadros originales modernos
«El Abrazo» de Nacho Hernández Álvarez. Obra disponible en nuestra galería online.

Decía Oscar Wilde “En los almuerzos de banqueros se habla de Arte, en los de artistas, de dinero”. ¿Qué opinión te merece la situación de los artistas emergentes en nuestro país y qué crítica harías sobre el mercado del arte contemporáneo actual?

La situación de los artistas emergentes en nuestro país es muy precaria, en tanto que yo con 45 años sigo siéndolo, viéndome obligado a trabajar en algo ajeno al arte para poder vivir. Y una actividad me dificulta ejecutar más rápido mis trabajos al no disponer de todo mi tiempo.

En cuanto al mercado del arte actual, mientras esté manejado por prensa sensacionalista y por gente adinerada que les preocupa más que la obra les combine con el salón de sus casas…no me interesa nada.

“La situación de los artistas emergentes en nuestro país es muy precaria, en tanto que yo con 45 años sigo siéndolo”

¿Qué obra de arte universal colgarías de la pared de tu casa y por qué?

“El descendimiento de la Cruz” de Rogier van der Weyden, por toda la carga espiritual y esencia de la pintura. Porque me transmite quietud y serenidad.

¿Qué opinión tienes sobre las redes sociales? ¿Tienes alguna de cabecera?

No me manejo mucho en ellas. Sigo siendo bastante analógico. Si suelo consultar con cierta frecuencia la página de cine “Cine Maldito”.

Si tuvieras que escoger una canción de fondo mientras trabajas, ¿cuál sería?

Soy melómano y me interesa mucho la música, especialmente la clásica y el Black metal. Pero como he de responder una, cualquiera de las de Nick Cave…”Red right hand” por ejemplo.

Nacho Hernádez Álvarez con obras disponibles en Ineditad Galería
Nacho Hernández Álvarez posa con el tríptico «Hitler, la sexualidad como castigo». Foto: Lucas Amillano para Inéditad

¿Un museo que nadie se debería perder y por qué?

El Prado. Están la mayoría de los grandes y concretamente uno de mis favoritos: Ribera.

¿Y un libro que todo el mundo debería leer?

Sin lugar a dudas, el Quijote.

¿La botella medio llena o medio vacía?

Medio vacía, hay que vivir.

Artistas Ineditad
Nacho Hernández Álvarez. Foto: Lucas Amillano para Inéditad

¿Cuál sería tu consejo para aquellos artistas que empiezan?

No renunciar jamás. Uno deja de ser artista cuando renuncia a ello.

¿Hasta dónde te gustaría llegar artísticamente hablando?

A que mi arte absorbiera mi vida. Sólo trabajar para expresarme, sin necesidad de recurrir a otros trabajos para vivir. Me conformo con vivir humildemente, pero sólo del arte.

Hasta donde llegue está por definir. El artista y el arte es un Gregor Samsa, es “Metamorfosis” es Kafka.

“Me conformo con vivir humildemente, pero sólo del arte”

¿El futuro es…?

Contradicción.

Entrevistas de Ineditad Galeria
Nacho Hernández y Luis López, director de Inéditad Galería. Foto: Lucas Amillano

Nacho Hernández Álvarez (Valladolid, 1975) se licenció en Bellas Artes por la Universidad de Salamanca. Residiendo actualmente en Barcelona, su disruptiva obra se sostiene en dos pilares que él mismo confiesa que le obsesionan: el sexo y la religión. A través de ellos denuncia aspectos como la censura, la discriminación y la búsqueda de identidad. Tal y como el mismo afirma. “Sólo existe transgresión en lo oculto, en lo que no se ve.”

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *